Logo
Nuestro blog

Nuestro blog

5 características de un buen fotógrafo de eventos

Lo sabemos por experiencia: la fotografía de eventos tiene considerables diferencias con otros tipos de fotografía como la fotografía de estudio o de producto. El trabajo de un fotógrafo de eventos se parece un poco a la fotografía periodística en algunos aspectos. Por ejemplo: hay que estar preparados para cualquier situación y hay veces que si pasó una oportunidad de tomar una foto, ésta no regresa. Si la perdiste, la perdiste. Exploremos estos y otros aspectos de la fotografía de eventos en mayor detalle.

Preparación

Un fotógrafo de eventos debe poder prever con cierto nivel de precisión las circunstancias con las que se va a encontrar en un evento dado considerando elementos como: la locación, el nivel de luz, la hora, la formalidad del evento, el ritmo del evento.

Para ello el fotógrafo o fotógrafa debe hablar con el cliente para averiguar toda la información necesaria para prepararse adecuadamente.

La preparación consiste de varios elementos; mencionaremos algunos apenas. Es importantísimo llevar el equipo suficiente para obtener las fotos pero también es importante no ir sobrecargado de cosas que no se utilizarán. Hay que considerar la cámara que se llevará, los lentes y otros accesorios, las memorias y también elementos menos obvios como el transporte, la alimentación y el vestuario.

Presentación

Esto nos lleva a la presentación. Es un aspecto a veces descuidado por fotógrafos acostumbrados a trabajos periodísticos o de otro tipo. Los fotógrafos de prensa por lo general ingresan a momentos específicos de un evento, permanecen un momento y luego se van. Muchas veces entran como parte de un grupo, su presencia ya es esperada y el público entiende que el evento es solo una de sus paradas en su ajetreado día.

Por el contrario, un fotógrafo de eventos debe poder, de cierta forma, camuflarse entre los asistentes. Presentarse con jean y chaleco a una cela de gala no se ve muy profesional. Sin embargo, para un fotógrafo es importante poder encontrar un buen balance entre una presentación adecuada al ambiente del evento y la comodidad. La comodidad es algo muy importante para el desempeño del fotógrafo. Recordemos que el o la fotógrafa deberá pasar muchas horas de pie y deberá poder moverse con facilidad y discreción por todo lugar. Un buen par de zapatos negros deportivos que se camuflen con ropa casual o formal son una muy buena herramienta. Las corbatas deberían evitarse si se cree que va a haber mucho movimiento, tienen la mala costumbre de cruzarse en el lente.

Aptitudes sociales

Esta es una de las características más olvidadas de un buen fotógrafo. El fotógrafo de eventos debe saber cómo comportarse en todo tipo de evento y saber interactuar correctamente con tipos diferentes de personas. Para ello, una vez más es importante hablar con el cliente de antemano y averiguar por ejemplo, qué tan formal va a ser un evento, que tanto acceso va a tener y qué tipo de público va a haber.

Una parte del trabajo de la fotógrafa será tomar fotos discretamente y a distancia, camuflándose entre los presentes. Pero también hay que saber pedir permiso para tomar fotos, o pedir que las personas posen para la cámara. Para ello hay que saber cuándo interrumpir a los asistentes y cuando no. Una buena sonrisa y las frases amables adecuadas pueden lograr excelentes resultados fotográficos. Un sutil chiste, por ejemplo puede lograr sonrisas sinceras que alegren la colección final de fotos. Hay que saber conocer al público, es diferente la interacción de un fotógrafo con gente de Quito que con gente de Guayaquil, por ejemplo.

También habrá momentos en que la fotógrafa deberá salir al frente, ir a lugares donde nadie más va, para poder sacar las fotos. Para decidir cuando hacerlo y cuando no, se necesita iniciativa.

Iniciativa

Un buen fotógrafo habla con el cliente primero para averiguar lo que se espera de su trabajo y los límites que existen. Por lo general, por ejemplo, el cliente no va a querer que el fotógrafo se suba al escenario en medio del evento o que esté disparando el flash constantemente durante un discurso específico.

Sin embargo, una vez averiguados los límites es importante que la fotógrafa sepa cuándo actuar y cómo. A veces toda la diferencia entre una foto normal y una foto espectacular es pararse en una silla o acercarse dos pasos.

La iniciativa también tiene que ver con la preparación. Debemos saber adelantarnos, estar en el lugar antes de que las cosas sucedan para estar listos para tomar la foto. Los momentos de transición entre una actividad y otra suelen ofrecer grandes oportunidades de tomar fotos interesantes, como por ejemplo el arribo de invitados a un salón bien decorado y las caras de asombro que elicita.

Experiencia

Todas las aptitudes antes mencionadas aumentan y se perfeccionan con la experiencia. Mientras más eventos se trabajan mejor se sabe qué llevar, cuándo llegar, cómo vestirse, cómo actuar y cómo optimizar el trabajo. Un fotógrafo o fotógrafa debe pensar en muchas cosas a la vez mientras está sacando fotos. Es difícil no olvidarse de algo de vez en cuando. Pero la experiencia ayuda a cometer menos errores cada vez. Hay cosas que sólo la experiencia puede enseñar.

eventos-1
En haiku hemos hecho de todo. Hemos trabajado en Quito, Guayaquil y por todo el Ecuador, en hoteles, selvas, calles, en trabajos de campo y en cenas de gala. Cuéntanos sobre su evento y díganos cómo podemos ayudarle. Revisa en nuestro website  nuestra pequeña muestra de las mejores fotos que hemos tomado. Nos puedes pedir también muestras de trabajo similar a lo que necesitas. Haiku es una excelente y experimentada opción para tomar las fotos en su evento. Algunos de los clientes que han confiado en nosotros: Telefónica, la OEA, BOA, IDEA, Lincoln Institute, PRONACA y la Cámara de Industriales de Pichincha.

Leave A Comment